Llámame por tu nombre de André Aciman | reseña del libro y la película + mejores citas y escenas


Call me by your name

Autor: André Aciman.
Editorial: Alfaguara.
Páginas: 271. 

« Dijo Llámame por tu nombre y yo te llamaré a ti por el mío❞, algo que no había hecho jamás en mi vida y que, en cuanto pronuncié mi propio nombre como si fuera el suyo, me llevó a un lugar que no había compartido jamás con nadie. »

En una localidad costera de Italia, durante la década del ochenta, la familia de Elio instauró la tradición de recibir durante el verano a estudiantes o creadores jóvenes que, a cambio de alojamiento, ayudaran al cabeza de familia, catedrático, en sus compromisos culturales. Oliver es el elegido este verano, un joven escritor norteamericano que pronto excita la imaginación de Elio. Durante las siguientes semanas, los impulsos ocultos de obsesión y miedo, fascinación y deseo intensificarán su pasión.

« Si estás preparado para recibir un fuerte golpe en el estómago y te gusta la prosa valiente, pura, brutal, humana y bella, este es tu libro. »


Voy a empezar esta reseña confesando que vi la película y luego leí el libro. Era una de las nominadas al Óscar en ese momento y la miré dos o tres veces el mismo mes, primero sola y después con dos personas distintas. Me pareció una historia preciosa que me hizo llorar pero cuando leí el pdf, porque todavía no lo tenía en físico y no quise esperar, me angustió más y me emocioné de una manera diferente con el final porque no es distinto pero sí lo cortan antes; es decir, en la filmación nos falta una parte. Puedo decirles que me entristeció muchísimo y no lo quería terminar, extraño esa lectura y por eso de vez en cuando vuelvo al libro o a la película, es algo de lo que definitivamente no puedo despegarme.


Probablemente no puedan entender a Elio Perlman con la intensidad que lo hace el que pudo leer la historia, ya sea antes o después de la película. La narración es en primera persona, pudiendo apreciar así la perspectiva plena de nuestro protagonista que analiza sus propios sentimientos y que nos expresa, de forma muy explícita, lo que siente sobre su familia y Oliver, sobre todo de Oliver. Es muy detallista y eso, lejos de ser tedioso, es espectacular porque nos transmite lo que le está sucediendo y todo aquello que está muy lejos de comprender.

Como dice la contratapa, la familia de Elio acostumbra recibir estudiantes durante el verano así que Oliver no es el primero pero sí el que parece resultar más agradable para todos los habitantes, pues los vecinos pasaban las tardes en la residencia e incluso almorzaban o cenaban junto a ellos; se reunían en el jardín e iban luego a la playa. Una tradición que encontré interesante, original, entretenida y que sirve, como se menciona, para enriquecer el conocimiento e intercambiar ideas y culturas. 

Si bien al principio nuestro joven intenta llamar la atención de Oliver y se termina enfadando con él por la continua evasión y desinterés que aparenta, vamos a desmenuzar una relación que distaba de querer convertirse en una simple amistad. El americano se muestra naturalmente como un tipo seguro que tiene sus objetivos claros, un ser social y engreído que no duda de la propia sabiduría y estudios, mostrándose aún así sumamente embelesado por la cultura general que tiene Elio, como también su talento para transcribir música y tocar instrumentos. Porque sí, Elio es un joven muy instruido pero siempre intenta no hablar en la mesa porque se siente menospreciado, mas Oliver naturalmente le abre las puertas para poder expresar lo que sabe y compartirlo con él.
A mí incluso me impresionó, me encantó ver a un pibe de diecisiete años que sabe tocar guitarra, piano, leyó un sinfín de libros distintos y conoce idiomas como el francés, italiano e inglés. El actor de hecho es realmente talentoso.

* Si quieren ver la entrevista francesa donde nos cuentan cosas muy interesantes tanto de la película como de los actores, les dejo el link de youtube.
 Y justo cuando parecía que de nuevo comenzaba a gustarme, me dio con un canto en los dientes: «Quizá luego».
 Había puesto «leer» al final de mi lista, pensando que con la actitud testaruda y descarada que había tenido él hasta ahora, leer también hubiese sido lo último de la suya. Una hora después, cuando me acordé de que acababa de escribir un libro sobre Heráclito y que, por tanto, «leer» sería una parte muy significativa en su vida, me di cuenta de que debía dar un poco de marcha atrás y hacerle saber que mis intereses reales iban muy parejos a los suyos. Sin embargo, lo que me desconcertaba no era tener que hacer elegantes juegos malabares para conseguir redimirme, sino que las desagradables dudas que me venían asaltando tanto antes como durante nuestra conversación informal junto a las vías del tren y que me hacían creer que continuamente, sin percatarme y sin ni tan siquiera admitirlo, había estado intentando (sin éxito) recuperarle.

Aciman, André, ❝Llámame por tu nombre. Primera parte❞, Editorial Alfaguara, Buenos Aires, p. 16. 

Un personaje distinguido en el libro que no aparece ni se nombra en la película es Vimini, la vecina de diez años con leucemia que forma de inmediato una profunda amistad con Oliver de la que Elio resaltaba no estar celoso, sino todo lo contrario; "jamás había visto una amistad tan bonita e intensa". Es triste el ingrediente que aporta a la historia pero a su vez necesario; trae ratos lindos porque además es una nena muy inteligente y sus palabras se sienten.
Cabe destacar que la película ganó en 2017 el Óscar a mejor guión adaptado, escrito por James Ivory, un director de cine estadounidense que aparece acá a nuestra izquierda con una camisa que tiene dibujado a Timothée Chalamet (Elio Perlman en Llámame por tu nombre). Así asistió a la gala este hombre que tiene hoy 90 años y que escribió semejante adaptación. Impecable. Los diálogos quedaron intactos y si leés la novela después de ver la película podés escuchar las voces de Elio y Oliver sin modificaciones.
La felicidad que me invadió después del And the Oscar goes to.... ¡Casi me muero!



A partir de acá hay spoilers del libro y la película.


Gifs al azar de google, créditos a quien corresponda.











    
           













Aquella misma tarde escribí en mi diario: Estaba exagerando cuando dije que creía que odiabas la pieza. Lo que quería decir era que creía que me odiabas a mí. Tenía la esperanza de que me convencieses de lo contrario; y lo hiciste, durante un rato. ¿Por qué mañana por la mañana ya no me lo creeré?
Aciman, André, ❝Llámame por tu nombre. Primera parte❞, Editorial Alfaguara, Buenos Aires, p. 22.


No era una llama de pasión ni un fogonazo de rabia, sino algo paralizante, como el fuego de una bomba de racimo que absorbe todo el oxígeno a su alrededor y te deja jadeando porque parece que te han dado una patada en tus partes y una aspiradora te ha succionado cualquier materia viva de tu interior y te ha secado la boca, y esperas que nadie hable pues tú no puedes, y rezas para que no te pidan que te muevas porque tu corazón se ha atascado en un latir tan rápido que antes escupiría trozos de cristal que dejar que alguien circule por sus estrechos pasillos. Fuego como el miedo, como el pánico, como un minuto más así y me muero si no llama a mi puerta. [...] Hazme lo que quieras. Arrástrame. Sólo pregúntame si quiero y verás lo que respondo, pero no me dejes decir no.

Aciman, André, ❝Llámame por tu nombre. Primera parte❞, Editorial Alfaguara, Buenos Aires, p. 23.


Lo que nunca se me había ocurrido pensar es que a alguno de los que vivían bajo mi mismo techo, [...] que a alguien más en mi mundo más cercano le pudiese gustar lo mismo que a mí, querer lo mismo que yo, ser quien yo era. Nunca se me hubiese pasado eso por la cabeza, ya que aún estaba bajo la ilusión de que, salvo lo que leía en los libros, infería por los rumores u oía por curiosidad en algunas conversaciones subidas de tono, nadie de mi edad podría querer ser hombre y mujer a la vez, con hombres y mujeres.
Aciman, André, ❝Llámame por tu nombre. Primera parte❞, Editorial Alfaguara, Buenos Aires, p. 34 y 35.


Quizá lo menos que esperaba que me dijese fuera que no había nada malo respecto a mí, que no era menos humano que cualquier otro jovencito de mi edad. Me habría quedado satisfecho y no habría pedido nada más si él se hubiera agachado y recogido la dignidad que había arrojado a sus pies con tan poco esfuerzo.
Aciman, André, ❝Llámame por tu nombre. Primera parte❞, Editorial Alfaguara, Buenos Aires, p. 40.


[...] Desde ese instante, pensé, desde ese instante tuve, como nunca antes, la sensación clara de que llegaba a un lugar querido, de que quería esto para siempre, de que era yo, yo, yo, yo y nadie más, solo yo, había encontrado en cada estremecimiento que recorría mis brazos algo totalmente ajeno y a pesar de ello muy familiar, como si todo esto hubiese sido parte de mí durante toda mi vida y lo hubiese perdido y él me hubiese ayudado a encontrarlo. El sueño era correcto, esto era como volver a casa, como preguntar: ¿Dónde he estado toda mi vida?

Aciman, André, ❝Llámame por tu nombre. Segunda parte❞, Editorial Alfaguara, Buenos Aires, p. 150.


Después de que Oliver comiera el melocotón:
[...] Lloraba porque ningún extraño había sido tan amable conmigo o había llegado tan lejos por mí, ni siquiera Anchise, que un día me hizo un tajazo en el pie para chuparme y escupir, chuparme y escupir, varias veces el veneno de un escorpión. Lloraba porque no me había sentido nunca tan agradecido y no tenía otra manera de demostrarlo. Y lloraba por los pensamientos malignos que había albergado contra él aquella misma mañana. Y también por lo que había ocurrido la noche anterior, pues, para bien o para mal, ya no había forma de arreglarlo y aquel era tan buen momento como otro cualquiera para demostrarle que tenía razón, que no era fácil, que la diversión y los juegos también podrían salirse del camino marcado y que si habíamos propiciado que las cosas se acelerasen ahora ya era muy tarde para echarse atrás. Lloraba porque estaba ocurriendo algo y no tenía idea de qué se trataba. [...] Me estaba llevando con él.
Aciman, André, ❝Llámame por tu nombre. Segunda parte❞, Editorial Alfaguara, Buenos Aires, p. 167.

[...] Nunca había sido capaz de admitirme a mí mismo lo feliz que me había hecho Oliver el día que se tragó aquel melocotón. Por supuesto que me había emocionado, pero también me había halagado, como si con aquel gesto hubiese dicho: Creo, con cada célula de mi cuerpo, que cada célula del tuyo no debe morir jamás y, si es necesario que muera, deja que lo haga dentro de mi cuerpo.
Aciman, André, ❝Llámame por tu nombre. Cuarta parte❞, Editorial Alfaguara, Buenos Aires, p. 236.

El padre de Elio:
[...] Tan sólo recuerda: estoy aquí. Ahora mismo puede que no quieras sentir nada. Quizá nunca lo deseaste. Y tal vez no sea yo la persona con la que te apetezca hablar de esto. Pero aprecia lo que hiciste.

[...] Tuvisteis una amistad preciosa. Quizá algo más que una simple amistad. Y te envidio. En mi situación, la mayoría de los padres tendrían la esperanza de que todo se disipase o rezarían para que su hijo pusiese los pies en la tierra cuanto antes. Pero yo no soy uno de esos padres. En tu situación, si hay sufrimiento, domínalo, y si queda alguna llama, no la apagues, no seas cruel. La ausencia puede ser algo terrible si nos mantiene despiertos toda la noche, y ver cómo alguien nos olvida antes de lo que hubiésemos deseado no ayuda. Nos desprendemos de tantas cosas propias para poder curarnos lo más rápido posible que a la edad de treinta ya estamos en bancarrota y cada vez tenemos menos que ofrecer cuando empezamos una nueva relación con alguien. Sin embargo, no sentir nada por miedo a sentir algo es un desperdicio.
Aciman, André, ❝Llámame por tu nombre. Cuarta parte❞, Editorial Alfaguara, Buenos Aires, p. 244.




Lo último que quiero destacar es la dedicación de este libro en la tercer página.

Para Albio, alma de mi vida.

Busqué información pero resulta que muchxs se preguntaron lo mismo que yo,  ¿A quién está dedicado este libro? ¿Fue Albio un Elio para André y André un Oliver para Albio? ¿Tendrá la historia algo que ver con el pasado de André? De mi parte sólo encontré esta especulación fanática en una especie de foro:


Simplemente lo encontré interesante. Y para los que no se percataron, nuestro autor aparece en la película:





Cuánta historia entre el libro y la película, ¿no? A mí sinceramente me vuela la cabeza, me encanta, me llena, me siento embriagada. Espero ustedes lo disfruten o lo hayan disfrutado igual que yo, con semejante intensidad. 

24 comentarios:

  1. ¡Hola! ^^
    Me gustaría leer este libro algún día, aunque no sé cuando podrá ser, porque ahora mismo estoy bastante liada con mis lecturas. Pero seguro que lo disfruto, porque vi la película el año pasado y me pareció una maravilla. Me quedo por tu blog :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mary!
      Espero que consigas ese tiempito para leer la novela porque sin duda es preciosa, no te vas a arrepentir, sobre todo si te gustó tanto la peli.
      ¡Besos!

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Vi la película hace un tiempo y me gustó bastante. El libro me gustaría leerlo pero antes tengo que quitarme algunas lecturas, ya que mi pila nunca para de crecer... Me quito dos, pero le sumo cuatro y así es imposible jaja
    Por cierto ya cuentas con una seguidora más. Gracias por la reseña y tu opinión. Nos leemos en la siguiente entrada. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Elena!
      Me pasa lo mismo que a vos, siempre sumo libros a la lista de lectura y al final se me acumula muchísimo. En mi caso se debe también a que le dedico mucho tiempo al estudio y, cuando estoy tranquila, capaz prefiero ver una serie o una película. En las vacaciones es más probable que lea, me siento como más liberada.
      Muchas gracias por comentar y visitarme. ¡Besos!

      Eliminar
  3. Tanto el libro como la peli la han visto las niñas y se que les ha gustado mucho, pero yo no me he animado todavía
    Todo se andará 😉

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Qué lindo que la juventud vea estas películas, me encanta. Espero que te animes también.
      ¡Besotes!

      Eliminar
  4. ¡Hola Tamara! Me ha encantado tu reseña tan completa...Yo disfruté mucho del libro y adoré la película...El soundtrack es genial y siempre lo escucho...Me alegra que lo hayas disfrutado tanto. Ya te sigo y espero leernos siempre. ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marita!
      Muchas gracias, me alegra que te haya gustado el post, yo disfruté mucho mientras lo escribía.
      Ya tenemos un gusto compartido, ¡Nos seguiremos leyendo!
      Besitos.

      Eliminar
  5. Estoy muy perdida con las peliculas actualmente y no había visto del libro, pero creo que me voy a enamorar, es que lo que uentas, frases, trailer... me has onquistado:
    un bes💕

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Es una suerte haberte conquistado, ¡Me encanta! Espero disfrutes de la lectura, la película, o ambas.
      Besos.

      Eliminar
  6. Hola, no conocía la novela y con todos los pendientes que tengo no creo que le dé una oportunidad por ahora así que la dejaré pasar.

    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      No te preocupes, suerte en tus lecturas.♥
      ¡Besos!

      Eliminar
  7. Hola

    a pesar de llamarme la atención, no sé si lo leeré. La peli si que la tengo pendiente.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!

    Vi la película hace tiempo y, aunque hubo partes que me gustaron mucho, en conjunto no me gustó lo suficiente como para querer leer el libro. El personaje que más me gustó fue Marzia, pero me dio mucha pena la verdad. Me alegro de que disfrutaras tanto de la lectura y de la película ^^

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mari!

      El personaje de Marzia también me gustó, y si bien da un poco de pena cuando uno se pone en su lugar, creo que habría que ponerse también en los zapatos de Elio. Es una época difícil y mostrarse como uno es realmente está complicado, sobre todo si la sociedad te obliga a cumplir con la heteronorma. De no existir esta cosa horrible, yo creo que Elio habría dudado menos y hubiese sido directo con su amiga.

      ¡Saludos! Gracias por visitarme.

      Eliminar
  9. ¡Hola, Tamara!,
    Hubo tanto hype con esta novela que la dejé pasar, pero sí que es cierto que me gustaría leerla en algún momento.
    Además, me encanta que hayas comparado el libro y la película ^^ y sus diferencias. También me han gustado mucho las citas que has puesto ^^.
    Espero poder decirte qué me ha parecido en el futuro :)
    Un besito de tinta y hasta pronto :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Pandora!
      Yo conocí la película cuando la nominaron a los Oscars y no dudé un segundo en verla, y después buscar el libro. Perdón por los spoilers, y espero que cuando puedas disfrutes del film, la lectura, o ambas.
      Gracias por visitarme, ¡Besitos!

      Eliminar
  10. Hola!!! Aún me he aguantado las ganas de ver la peli para poder leer antes el libro, espero poder tenerlo pronto :D creo que es una historia imperdible.
    pd ya te sigo también , besitos! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Andrea!
      Me parece genial tu idea, si querés leerlo en pdf puedo enviártelo por email, no dudes en hablarme.
      Gracias por visitarme y seguirme, ¡Besos! ♥

      Eliminar
  11. Holaaa, pues no sé si veré la peli o leeré el libro, pero una de las dos cosas haré (o las dos)
    Gracias por la reseña y las citas (que me han gustado mucho)
    Ya te sigo
    Besos
    Nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Cova!
      Gracias a vos por leerme, me alegra que te haya gustado y espero que disfrutes mucho de la película y/o el libro. Ya mismo me voy para tu blog.
      ¡Besos!

      Eliminar
  12. Pues yo reconozco que ni he visto la peli ni leído el libro, no sé si les daré una oportunidad alguna vez.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Alicia!
      Recomiendo tanto el libro como la peli, prometo que no te arrepentirás.
      Gracias por visitarme. ¡Besos!

      Eliminar