La Biblia de Tolkien: El Silmarillion

La Biblia de Tolkien
Por Tamara Ailén Fernández
Tipo de trabajo: Monografía 
Obra: El Silmarillion 
Autor: John Ronald Reuel Tolkien
Introducción
   Objetivos y resúmenes de la obra en cuestión
    El siguiente trabajo se centrará en la relación entre la novela 'El Silmarillion' de J. R. R. Tolkien y 'La Biblia'. El objetivo principal será afirmar las similitudes de los acontecimientos de la novela con algunos versículos bíblicos.


    Como primera instancia, se debe saber que El Silmarillion está compuesto por otras cuatro obras pequeñas: Ainulindalë, Valaquenta, Akallabeth y De los Anillos del Poder; y narra la historia del comienzo del mundo, cuando todo estaba vacío y nadie moraba allí.
    Eru, el único, quien en Arda es conocido como Ilúvatar, fue el primero en existir. En un principio creó a los Ainur, como lo narra en el Ainulindalë. Cada Ainur entendía aquella parte de la mente de Ilúvatar de la que provenía él mismo, por lo tanto, recibían diferentes dones. Entre ellos estaba Ulmo -el encargado de las aguas-, Manwë -dueño de los aires y el viento-, Aulë -poseedor de la materia de la tierra- y Melkor, quien poseía capacidades y conocimientos apenas menores a los demás.
    Todos los Ainur expresaban emociones, alegrías y tristezas mediante la música, propuesta por Ilúvatar, y con ella producían grandes temas.
    Cuando Ilúvatar les mostró el vacío (La tierra), les hizo contemplar su música, la cual había creado un nuevo mundo, que crecía y vivía y ya no estaba vacío.
    En el tercer tema llegaron los hijos de Ilúvatar, y a la nueva tierra la llamaron Arda. Los hijos de Eru, el único, son elfos y hombres, los primeros nacidos y los seguidores; y moraron en Arda.
    Melkor, antes mencionado como uno de los Ainur, deseaba tener súbditos y sirvientes, y que todos lo llamen Señor y gobernarlos; por lo que se rebeló ante Ilúvatar.
    Algunos de los Ainur siguen morando con Ilúvatar, pero otros descendieron al mundo (Ea) y pasaron a ser conocidos como Valar (Los poderes del mundo). Estos últimos comienzan a completar Ea para la llegada de los Primeros Nacidos; aunque por desgracia Melkor intentaba destruir todo cuanto crearan, ya que su corazón se había vuelto maligno y codicioso.
    Y todo comienza allí, luego de explicar los comienzos de la tierra y la llegada de los Primeros Nacidos, quienes fueron engañados por la oscuridad de Melkor. Algunos fueron secuestrados y esclavizados y se transformaron en orcos, fieles sirvientes de Morgoth (Melkor, el Ainur). Éste poseía una fortaleza-mazmorra llamada Angband, donde se ocultaba y esperaba el momento oportuno para atacar.
    Muchas hazañas llevó Morgoth, aliado de Sauron, el Señor Oscuro, y provocó malicia e infortunio en Arda.
    Estos hechos, considerados los más relevantes de la obra de Tolkien, son los que van a tratarse en el desarrollo de este trabajo.

Desarrollo
El origen de Arda y el Génesis de la Biblia
    El Génesis de la Biblia describe el origen del mundo, el hombre y la vida en general. En un principio, Dios crea a los animales y al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza mediante la palabra. Se puede hallar este mismo comienzo en la primera obra de la novela El Silmarillion: el Ainulindalë, donde aparece un dios supremo reconocido como Ilúvatar o Eru, que crea a los Ainur y, a través de ellos, crea un mundo, pero con la diferencia de que lo hace mediante la música. 
    En ambos textos se producen dos creaciones idénticas mediante un Dios Supremo: el mundo y el ser vivo.
    En las siguientes citas se puede ver una descripción similar:

“En el principio estaba Eru, el Único, que en Arda es llamado Ilúvatar, y primero hizo a los Ainur, los Sagrados […] y les habló, y les propuso temas de música.”1: Tolkien, El Silmarillion: Página 11

“Al principio creó Dios los cielos y la tierra. La tierra estaba desierta y vacía. […] Y creó Dios al hombre a imagen suya. […] Dios los bendijo, diciéndoles: Sed fecundos y multiplicaos; llenad la tierra y dominadla.”2: La Biblia: Génesis 1.

    Sin embargo, hubo un pleito entre los Ainur, aunque sólo uno de ellos fue el que lo ocasionó. Melkor, uno de los más poderosos, deseaba ser superior e igualar a Ilúvatar, ya que poseía gran envidia hacia él. Pero al revelarse ante éste fue expulsado de Arda y a partir de allí fue planeando su venganza y destruía todo lo relacionado con sus antiguos compañeros.
    Este hecho puede relacionarse con la revelación de Satanás ante Dios. Este primero, al igual que Melkor, era el más poderoso y cayó en su orgullo y codicia, deseoso de ser igual que Dios y gobernar el universo. Como consecuencia, fue expulsado del cielo como un ángel caído.
La ofrenda de sus creaciones
    En el Génesis 22, Dios quiso probar a Abraham y le dijo que tomara a su único hijo y se lo ofreciera en holocausto en la región de Moriah. Abraham obedeció y se levantó a la madrugada siguiente, tomó consigo a su hijo Isaac, recogió leña para el sacrificio y partió hacia el lugar indicado.
    Cuando estuvo todo preparado para el acto, extendió su mano con un cuchillo para degollar a su hijo. Pero en ese instante, el ángel de Dios le llamó desde el cielo y dijo:

“- No toques al niño, ni le hagas nada, pues ahora veo que temes a Dios, ya que no me has negado a tu hijo, el único que tienes.”3: La Biblia: Génesis 22.

    Abraham vio a un carnero que tenía los cuernos enredados en un zarzal y lo ofreció en sacrificio en lugar de su hijo. Su fe y confiabilidad, demostrada con su obediencia inmediata, fue consentida por Dios, y lo bendijo y multiplicó sus descendientes.
    En el ‘Quenta Silmarillion’, uno de los Ainur, llamado Aulë: El Herrero, deseaba tener discípulos para enseñarles su ciencia y artesanía, y entonces decidió crear a los enanos, sin el permiso de Ilúvatar. Pero por miedo a que los otros Ainur lo culparan, trabajó en secreto e hizo a los Siete Padres de los Enanos en un palacio bajo las montañas de la Tierra Media.
    Ahora bien, Ilúvatar sabía lo que Aulë estaba haciendo y habló:

“- ¿Por qué has hecho esto? ¿Por qué intentas algo que está más allá de tu poder y tu autoridad, como bien lo sabes?” 1: Tolkien, El Silmarillion: Página 45

    Luego de haber escuchado las palabras de Ilúvatar, Aulë le ofreció a sus criaturas y supuso que debería destruirlas él mismo:

“Alzó entonces Aulë un gran martillo para golpear a los Enanos; y lloró.” 2: Tolkien, El Silmarillion: Página 46

    Pero, como ocurrió en el Génesis 22, Ilúvatar vio la humildad y sintió compasión por él y sus creaciones, y aceptó su ofrenda.
La marcha hacia el Reino Prometido
    La Gran Marcha de los Elfos ocurrió durante las edades de los árboles y comienza cuando los tres embajadores de Quendi regresan de Aman y motivan a sus pueblos para que emprendan el viaje a las Tierras Imperecederas. Y así fue, los Elfos partieron hacia Aman,  también conocida como “El Reino Bendecido”.
    En la “Marcha por el Desierto de Israel”, los Israelitas habían salido de Egipto y, al igual que los elfos, estaban en busca de la “Tierra Prometida”.
    Todos los días, excepto el séptimo, durante los cuarenta años que estuvieron los Israelitas en el desierto, Dios les enviaba una especie de pan llamado “Maná” que tenía el sabor y la apariencia de lo que uno más deseaba; aparecía cada noche y mañana después de que el rocío hubiera desaparecido, y debía ser recogido antes de que el calor del sol lo derritiera.
    Durante el viaje a Aman, los elfos, al igual que los Israelitas, recibieron un alimento llamado “Lembas”; un pan que recupera las fuerzas de quien lo toma. Más tarde, sembrarían por su cuenta el cereal, que crecía rápidamente y solo necesitaba un poco de luz solar.
El asesinato de los hermanos
    Fëanor es uno de los personajes más importantes de El Silmarillion. Una de sus habilidades es la orfebrería, y gracias a ello pudo crear a los Silmarils: tres joyas preciosas codiciadas por todos los que sabían de ellas.
    El elfo estaba empecinado en proteger a los Silmarils, y lo haría con su vida si era necesario. Como consecuencia de esta obstinación, se produjo un conflicto con sus hermanos -pero sobre todo con su hermanastro Filgolfin-, ya que creía que éstos planeaban usurpar el trono de Finwë, su padre, y apoderarse de los Silmarils.
    Finalmente, Fëanor desafió a Fingolfin, amenazándolo con una espada en su pecho; aunque tal acto lo llevó al destierro de Tirion, por doce años.
    Cuando se llevó a cabo el robo de los Silmarils por parte de Melkor, Fëanor y sus siete hijos pronunciaron un juramento que los comprometía a ellos y a todos sus descendientes a recuperar a los Silmarils y a vengar a Melkor, bajo pena de ser condenados a la oscuridad.
    Se produce un acontecimiento relacionado a este en el Génesis 4 de La Biblia, con los hermanos Caín y Abel. El primero era agricultor y el segundo, pastor de rebaños.
    Caín presentó a Dios una oblación de los frutos de la tierra, y Abel ofreció primogénitos de su rebaño con su grasa. Sin embargo, Dios prefirió el sacrificio de Abel. Su elección desencadenó una ira notable en Caín por sus celos, y mató a su hermano cuando estuvieron alejados en el campo. Este acto fue el que desterró a Caín y lo mantuvo errante por la tierra, con la marca que Dios le había puesto:

“Si alguno mata a Caín, Caín será vengado siete veces.” 1: La Biblia: Génesis 4.

    Tanto Caín como Fëanor, fueron cegados, ya sea por celos u obstinación, y desterrados. Luego, Fëanor pronunció un juramento que lo marcó junto a sus siete hijos, y Caín, si alguien lo mataba, sería vengado siete veces debido a la marca otorgada por Dios.
La inundación
    Dentro de la obra ‘Quenta Silmarillion’ se produce una guerra titulada: La Guerra de la Cólera. Ésta se lleva a cabo en la ciudad de Beleriand, donde lucharon elfos, Edain,Valar, Maiar, Balrogs, Orcos, y otras criaturas.
    La Guerra de la Cólera, también conocida como La Gran Batalla, acabó en el año 587 de la Primera Edad, y como consecuencia de los terribles asesinatos, divisiones y destrucciones, casi toda Beleriand desapareció bajo las aguas del mar, aunque varios lograron escapar del hundimiento.
    En el Génesis 6 y 7 de La Biblia, cuando Dios descubre que era grande la maldad del hombre sobre la tierra, quiso exterminarlo, incluyendo a los demás seres vivos. Pero antes, ordenó a Noé que construyera un arca y llevara con él a su familia y que de cada especie animal debería conservar a un macho y una hembra.
    Luego de obedecer a las palabras de Dios y hacer lo que éste le dijo, la inundación llegó y duró cuarenta días sobre la tierra. Y así fueron exterminados todos los seres existentes, quedando sólo los que estaban en el arca.
    La maldad en ambos casos desencadenó la inundación, y solo unos pocos se salvaron de ella.
Conclusión
    Luego de encontrar estas seis similitudes, puede considerarse que “El Silmarillion” es una especie de Génesis para demostrar la creación y el surgimiento de las futuras obras de “El Hobbit” y “El Señor de los Anillos”.
    Según fuentes de investigación, este libro puede ser considerado como “La Biblia de Tolkien”. Gracias a él se conoce cómo a partir de un Dios, llamado Eru o Ilúvatar, se crea un mundo con su variedad de especies, de las que descienden, por ejemplo, los futuros Hobbits.
    Sin hechos tan importantes como la revelación de Melkor, no podrían haberse llevado a cabo las siguientes obras, ya que él corrompió el corazón de Sauron, quien luego pasa a ser “El Señor Oscuro de Mordor” o mejor conocido como “El Señor de los Anillos”.

Bibliografía
  • Andreu, Josep. Dirección Web: http://www.cyberdark.net
  • Ferri-Benedetti, Fabrizio. Dirección Web: http://fbenedetti.blogalia.com
  • Jiménez, Diego. Dirección Web: http://metrictensor.wordpress.com
  • Tolkien, John Ronald Reuel, El Silmarillion.- 26ª. Ed.- Buenos Aires: Minotauro, 2013.
  • La Biblia.