J. R. R. Tolkien: Cuentos inconclusos y aún así admirables

Cuentos Inconclusos y aun así admirables

Tipo de trabajo: Reseña.
Hecha por: Tamara Ailén Fernández.
Obra: Cuentos inconclusos de Númenor y la Tierra Media, Parte I.
Autor: John Ronald Reuel Tolkien; introducción, comentario, índice y mapas de Christopher Tolkien.
Editorial: Minotauro.
El responsable de la edición de las historias inacabadas
Christopher John Reuel Tolkien nació el 21 de noviembre de 1924 en Leeds, Inglaterra, siendo el tercer hijo del escritor, filólogo y profesor universitario John Ronald Reuel Tolkien, a quien nosotros conocemos como el creador de las maravillosas obras nombradas “El Señor de los Anillos” y “El Hobbit”.
Desde su infancia, Christopher mostró estar interesado por los escritos de su padre, aunque su interés continuó aún en los años posteriores. Tal es así, que uno de los grandes pasos en su vida fue ingresar a Inklings, un cenáculo[1] literario de académicos y escritores británicos vinculados con la Universidad de Oxford.
“Propiamente hablando, los Inklings no eran ni un club ni una sociedad literaria, aunque participaban de la naturaleza de ambos. No había reglas, oficiales, agendas o elecciones formales.” Escribió Warren Lewis[2], uno de los miembros del cenáculo.
Aunque su padre también formaba parte de esta agrupación, fue Christopher quien se convirtió en el encargado de leer El Señor de los Anillos desde entonces, ya que lo consideraban mejor lector que Tolkien. Y fue él mismo quien dibujó gran parte de las versiones definitivas de los mapas que se incluían en las obras de su padre. Se pueden identificar mediante las siglas CT o CJRT (Christopher John Reuel Tolkien).
Luego del fallecimiento de su padre en 1973, se dedicó a su mayor desafío personal: organizar los escritos y notas que Tolkien le había legado (algunos escritos, en trozos de papel, tenían medio siglo de antigüedad). Gran parte del material estaba escrito a mano, y a menudo encontraba un borrador a limpio escrito sobre otro. Los nombres de lugares, personajes, e incluso las palabras de los idiomas que inventaba cambiaban con frecuencia, incluso dentro del mismo borrador. Christopher admite que, en ocasiones, tuvo que imaginar lo que su padre habría querido decir, ante la falta de datos concretos.
La introducción de la obra en cuestión, comienza reflejando la responsabilidad que recayó sobre el mismo Christopher al tomar los borradores de su padre en manos para intentar reunirlos u organizar textos coherentes; una tarea que consideró sumamente difícil, además porque J. R. R. Tolkien era demasiado estricto con sus publicaciones.
[…] Él mismo (Tolkien padre), muy riguroso y exigente con su propia obra, ni siquiera hubiera soñado en permitir la publicación de estas narraciones –aun las más acabadas– sin que pasaran antes por un largo proceso de reelaboración.
Christopher Tolkien. Cuentos Inconclusos de Númenor y la Tierra Media: Parte I. Introducción. Página 9. 

Lo que sigue es una explicación sobre la razón de su publicación, tanto de los presentes textos como El Silmarillion, acerca del cual afirma que le pareció impensable el hecho de que tal obra no se conociera. Más tarde cita cartas provenientes de su padre y, a continuación, Christopher se focalizó brevemente en cada texto para brindarnos mayor comprensión a la hora de adentrarnos en lo que sería el cuerpo del libro.
Cuentos inconclusos
La primera edad
  1. De Tuor y su llegada a Gondolin.
  2. NARN I HÎN HÚRIN: La Historia de los Hijos de Húrin.
§  La infancia de Túrin.
§  Las palabras de Húrin y de Morgoth.
§  La partida de Túrin.
§  Túrin en Doriath.
§  Túrin entre los Proscritos.
§  De Mîm el Enano.
§  La vuelta de Túrin a Dor-lómin.
§  La llegada de Túrin a Brethil.
§  El viaje de Morwen y Nienor a Nargothrond.
§  Nienor en Brethil.
§  La llegada de Glaurung.
§  La muerte de Glaurung.
§  La muerte de Túrin.

La segunda edad
  1. Una descripción de la isla de Númenor.
  2. Aldarion y Erendis. La esposa del Marino.
  3. La Línea de Elros: Reyes de Númenor.
  4. La historia de Galadriel y Celeborn. Y de Amroth, Rey de Lórien.
§  De Galadriel y Celeborn.
§  Amroth y Nimrodel.
§  La Elessar.

Personalmente he disfrutado más que nada de la historia de Túrin, Morwen y Nienor. Sin duda acontecen hechos muy interesantes y tristes, pues la historia acaba en tragedia, como descubrirán tan sólo al leer el último subtítulo de La Historia de los Hijos de Húrin.
Ahora me voy a detener en el texto referente a Aldarion y Erendis. Aldarion desde un principio amó el Mar, y tenía afición al arte de la fabricación de barcos. No le atraía el país del norte, y cuando el padre se lo permitía se pasaba todo el tiempo en las costas del mar. Realizó grandes viajes y exploraciones, pero su ausencia trajo desacuerdos con su padre y ya no se toleraba el deseo intenso de Aldarion por el mar.
Aldarion tardó en mirar a Erendis con el mismo amor que ella le ofrecía, pues él tenía otras prioridades y no estaba dispuesto a someterse al matrimonio. Sin embargo, en uno de sus viajes trajo un regalo para Erendis -un bello diamante-, y aún así el Rey -su padre- se lo reprochó, puesto que con ello no dejaba en claro sus intenciones.
– En gratitud lo traje –dijo él (Aldarion) por un corazón cálido en medio de la frialdad de otros. 
– Puede que los corazones fríos que van y vienen no animen a los otros a que den calor –dijo Meneldur (el Rey); y una vez más instó a Aldarion a que pensara en el matrimonio.
J. R. R. Tolkien. Cuentos Inconclusos de Númenor y la Tierra Media: Parte 1. Aldarion y Erendis. La esposa del marino. Página 233.

Aldarion no quiso oírlo y a continuación se mostró contrariado y rebelde, por lo que el Rey le quitó varios de los poderes que le había concedido con anterioridad.
Más adelante, cuando finalmente Aldarion parece madurar después de haber estado ausente por largos años, se comprometió con Erendis; aunque ella en aquel entonces se mostraba poco dispuesta porque sostenía que más tarde la batalla se libraría entre ella y el Mar por la posesión de Aldarion.
Es una historia verdaderamente hermosa, por más que abunde la tristeza, así que no me atrevo a detallar más los siguientes sucesos. La trama general es la que acabo de contar y me gustaría que el resto pudiesen descubrirlo ustedes.



[1] Cenáculo: Reunión de personas con las mismas aficiones e intereses; generalmente escritores o artistas.
[2] Warren Hamilton Lewis fue un soldado e historiador, hermano de C. S. Lewis. Durante y después de la Primera Guerra Mundial, fue un oficial de la Armada Británica y, luego de retirarse en 1932, fue a vivir con su hermano a Oxford, siendo uno de los miembros fundadores de los Inklings.

¿Han leído el libro? ¡Cuéntenme qué les ha parecido! Y si no es así, ¿Les gustaría leerlo?

¡Saludos!