ESDLA: La comunidad del anillo — John Ronald Reuel Tolkien


Título: El Señor de los Anillos, La Comunidad del Anillo.
Autor: J. R. R. Tolkien.
Editorial: Minotauro.
Páginas: 567.

Estoy segura de que han visto el libro en muchas partes y probablemente hayan leído sus reseñas, y sino, también tengo la certeza de que encontrarán con un sólo click un breve resumen en cualquier página. Por eso mismo mi objetivo no es brindarles un simple texto acerca de esta primera parte, sino instarlos a sumergirse en un mundo inigualable que si bien no existe, es hermoso y relajante.
Voy a hablarles con completa sinceridad y admitiré que amo al profesor, como los fanáticos de la obra nos referimos a él, y claro está que adoro hasta su más mínimo texto y quiero continuar leyendo el resto que me queda, que es mucho; así que disculpen si me excedo con halagarlo en demasía. 
El prólogo de esta primera parte, titulada La Comunidad del Anillo, nos introduce sobre todo en el mundo de los hobbits: adónde viven, cómo son, sus costumbres, y finalmente hace alusión al descubrimiento del anillo, hablándonos principalmente de la obra El Hobbit, donde tienen lugar las aventuras de Bilbo Bolsón, tío de Frodo.
Una vez que se está al tanto de las notas ofrecidas y de toda la información que se nos brinda en el prólogo para comprender mejor la posterior historia, nos sumergimos de lleno en el primer capítulo.
A partir de allí se puede disfrutar de un relato atrayente e interesante, dándonos razones para continuar desde los primeros párrafos. 
Los lugares y las descripciones logran que uno se imagine lo inimaginable; sitios perfectos y hermosos, como lo son La Comarca -en sentido más hogareño y reconfortante-, Rivendel y Lothlórien, donde los elfos son criaturas centelleantes y repletas de una "magia" -como lo llama Sam Gamyi- preciosa y admirable. Pero también hay lugares tenebrosos y sombríos, como Khazad-dûm y tantísimos otros, donde puedo asegurarte que andarás literalmente en tinieblas y sentirás que no puedes ver absolutamente nada, aún cuando los peligros que hay que enfrentar son muy graves.
Pero lo más importante y el motivo por el cual un grupo de simples hobbits debe emprender semejante camino, no es más que un anillo. Pero es el Único, el anillo de poder, capaz de gobernar a todos los demás. Cayó en manos de Bilbo y ahora recae la responsabilidad en su sobrino, Frodo. Tal fue la herencia, y el camino no fue fácil en ningún momento.
El concilio de Elrond dio origen a la Comunidad del Anillo, donde elfos, enanos, hombres y medianos debieron unirse con un único propósito: ir en búsqueda del Monte del Destino y echar el anillo al Fuego. Y aunque cada miembro fue designado con cuidado, ninguna obligación o juramento los ataba a aquella tarea; pero Gimli dijo:

"— Desleal es aquel que se despide cuando el camino se oscurece."
Cita 1J. R. R. Tolkien. El Señor de los Anillos: La comunidad del anillo, libro segundo. Capítulo 3: El anillo va hacia el sur. Página 393.


Y partieron a un mundo de caminos poco habituales y otros que ya estaban olvidados. El peligro siempre al alcance de sus talones y la sombra continuamente creciente.

________________________________________________________


Por otra parte me gustaría hablar, también, de aquellos que se limitaron a ver las películas, un gran medio de difusión para la obra de Tolkien. ¿Por qué? Porque algunos, generalmente, llegamos a los libros por medio de ellas y este es mi caso. 
No me gusta entrar en discusión, porque respeto mucho el trabajo que hizo Peter Jackson, sobre todo en la trilogía El Señor de los Anillos; si bien hubo algunos cambios, pienso que lo mejor es decir que hubo omisiones. Más allá del impecable vestuario, los objetos, lugares y efectos -que me parecen perfectos-, me hubiera gustado mucho que aparecieran otros personajes. 
Por ejemplo, el que se limita únicamente a ver la película, y no digo que esté mal porque simplemente hay personas que no les gusta leer -cosa que acepto pero no estoy de acuerdo-, no conocerá a Tom Bombadil, un hombrecito maravilloso que desborda canciones, danzas y alegría, y que fue de gran ayuda para Frodo y los demás hobbits. Juro que es un personaje que me ha encantado y me animó mucho el relato que cuenta sobre él y Baya de Oro, la hija del Río, a quien Frodo le cantaba:
"¡Oh delgada como vara de sauce! ¡Oh más clara que el agua clara!¡Oh junco a orillas del estanque! ¡Hermosa hija del Río!¡Oh tiempo de primavera y de verano, y otra vez primavera!¡Oh viento en la cascada y risa entre las hojas!"
Cita 2: J. R. R. Tolkien. El Señor de los Anillos: La comunidad del anillo, libro primero. Capítulo 7: En casa de Tom Bombadil. Página 181.

Y qué mejor descripción de lo que sentí, que la misma referente a lo que experimentó él:

"—¡Hermosa dama Baya de Oro! —dijo Frodo al fin, sintiendo en el corazón una alegría que no alcanzaba a entender. Estaba allí inmóvil, como había estado otras veces escuchando las hermosas voces de los Elfos, pero ahora el encantamiento era diferente, menos punzante y menos sublime, pero más profundo y más próximo al corazón humano; maravilloso, pero no ajeno."
Cita 3: J. R. R. Tolkien. El Señor de los Anillos: La comunidad del anillo, libro primero. Capítulo 7: En casa de Tom Bombadil. Página 181.

Por otro lado, hay personajes que sólo aparecen unos segundos en la película, como es el caso del granjero Maggot, y se quedarán solamente con un viejo gruñón que persigue a Pippin y Merry por haberle robado la cosecha. 
El señor Maggot, en realidad, resultó ser muy amable con el grupo de hobbits en uno de los viajes y se demoraron algún tiempo en su hogar, adonde tuvieron una suculenta cena y después se ofreció a llevarlos en carreta. Debo admitir que me gustó conocer esta historia y el lado amable de Maggot, su esposa, y demás allegados.

Probablemente hay mucho de que hablar, pero principalmente eso es lo que recuerdo y las partes que me hubiese gustado ver en la película. Las escenas que Peter Jackson haya añadido, es decir, que no están en el libro, dejo que ustedes las descubran; por lo que espero que en algún momento decidan leerlo. ¡Lo disfrutarán!

Saludos,
Tamara Ailén.