¡Shell se va del Ártico!


¡Hola, Beigers! Tenía que compartir esta maravillosa noticia con ustedes, aunque hace unos días me enteré, pero mejor tarde que nunca.
Según la página oficial de Greenpeace.org {Noticia del 28 septiembre, 2015}:

La compañía Royal Dutch Shell anunció hoy que toma la decisión de abandonar la perforación petrolera en el Ártico por “los pobres resultados de sus exploraciones, los costos elevados y la incertidumbre legal”. Para la organización ambientalista, “sin duda las protestas públicas y la amenaza a la reputación social también fueron factores clave”. Millones de personas alrededor del mundo que se oponían a la búsqueda de petróleo en el Polo Norte celebran la noticia.

La organización ambientalista Greenpeace celebró hoy la decisión de la compañía petrolera Shell de abandonar la perforación en el Ártico. “Hoy las grandes petroleras deben asumir una derrota. El movimiento social logró que el mundo pusiera sus ojos sobre las actividades de Shell, y sobre la protección de una región única en el mundo.”, dijo Hernán Nadal, director de Comunicaciones de Greenpeace Argentina.
Shell anunció  que "abandonará  indefinidamente la actividad de exploración” en el Ártico de Alaska en el futuro inmediato. Esta noticia llega después de los resultados de pruebas de perforación en el pozo "Burger J", a 240 km de la ciudad de Barrow en Alaska. En su comunicado Shell declara que encontró indicios de petróleo y gas en ese pozo, pero que “no eran suficientes para justificar una mayor exploración".

La petrolera responsabilizó al marco regulatorio impredecible en los EE.UU., los malos resultados de las extracciones y los altos costos de perforar en el Ártico. Pero para Nadal “sin duda las protestas públicas y la amenaza a la reputación social también fueron factores clave”. Y ahondó:  ”Esto refuerza el poder de la presión mundial de la campaña de Greenpeace #SalvaelArtico, que hasta la fecha cuenta con 7 millones de personas. Ahora seguiremos trabajando para lograr un santuario protegido en las aguas internacionales alrededor del Polo Norte".

La compañía que lideraba la explotación de petróleo y gas en el Ártico ya había invertido 7 millones de dólares en un proyecto muy arriesgado que podría suponer una catástrofe ambiental de dimensiones incalculables. El pasado 17 de agosto había recibido el permiso definitivo del Gobierno de Estados Unidos para comenzar la perforación en un pozo para la extracción de hidrocarburos en aguas del océano Ártico frente a las costas de Alaska. La decisión anunciada ahora por la compañía dejará sin efecto este permiso. “Miles de millones de dólares de Shell se enfrentaron contra un movimiento de más de 7 millones de personas de todo el mundo, y perdieron”, recalcó Nadal.  

El Ártico es el hogar de 13 millones de personas y de una increíble y diversa vida silvestre, además de una región fundamental para el equilibrio climático, ya que el hielo de su superficie refleja los rayos solares y ayuda a mantener la temperatura del planeta. Cualquier alteración en su ecosistema podría acelerar el calentamiento global, con efectos devastadores para el planeta entero.

“Este fue el proyecto petrolero más controversial hasta el momento, y Shell tuvo que retirarse de la región con las manos vacías”, remarcó Nadal, y aseguró que Greenpeace continuará con el trabajo político y de denuncia ambiental para lograr que el Ártico sea protegido por la ONU para salvaguardarlo de cualquier actividad industrial”.